+34 688 93 22 32 / +34 647 46 25 28 info@noha-do.com

No hay duda, el teléfono se ha hecho necesario para la vida actual, una herramienta útil, sin embargo, no debemos dejar que nos tiranice, ni se convierta en el centro de nuestra vida.
Es importante cuando utilizamos el teléfono, debemos recordar que además estamos empleando tiempo (dinero), energía y atención, que son de un valor precioso.
A menudo lo utilizamos para cosas sin importancia

¿Cuantas veces al recibir la factura os sorprendéis?

Ahora ya se destina parte de nuestro presupuesto mensual a cubrir ese gasto.
¿Cuándo miras el reloj?… Y ves el tiempo inútil que as destinado.
En ocasiones el sonido os provoca una vibración, a veces incluso algo parecido a la ansiedad…

¿Quien me llama?¿Serán buenas o malas noticias ? . Y aun así algo nos empuja hacia él, no podemos resistirnos. Somos víctimas de nuestro propio teléfono.
Se abre una puerta que conecta directamente con nuestra mente de manera subliminal y directa, donde escondernos de la realidad una especie de “país de las maravillas” con sueños y realidades sin raíces, no es mas que un mundo irreal, frio, vacío y con alto poder adictivo y controlador.
Con muchas señales y estímulos diseñados para trabajar nuestro subconsciente y sembrar poco a poco esa necesidad de estar “conectado”.
Es triste ver imágenes de familias sentadas en la misma mesa,  aislados e inmersos en sus teléfonos. Sin dialogo ni risas, vacíos y alejados unos de otros, con el único vinculo de una señal de red.
Quizás leais esto y penséis que les sucede a otros, pero creo que primero debes ser honestos y observar tu día, puede ser que incluso no seas conscientes de que también os esta sucediendo a ti…

Os recomiendo poner en práctica esta sencilla técnica, la próxima vez que suene permanecer quietos sin cogerlo ni mirarlo, entonces inspiráis y espiráis conscientemente, sonreír hacia dentro conectando con ese estado y recitáis: “Escucha, escucha. Este sonido maravilloso me trae de regreso a mi verdadero yo”
Cuando suene por segunda vez, vuelve a repetir : “Escucha, escucha. Este sonido maravilloso me trae de regreso a mi verdadero yo” esta vez con una sonrisa más firme. Al sonreír se relajan los músculos de la cara y la tensión se desvanece de manera sencilla. Así podréis practicar la respiración y la sonrisa de manera sencilla.
Cuando suene la tercera vez, seguid respirando y sonriendo. Ahora sois dueños de vosotros mismos, no es el teléfono el que está al mando en esta situación. Sabéis que al sonreír no es solo por vuestro propio bien, si no también por el de los demás (tu vibración se expande).
Si estáis enfadados o irritados, los demás también van a recibir vuestro estado…ser conscientes, de la ley espiritual de la atracción, si emites y vibras en el amor atraes amor, pero si emites enfado y negatividad atraes eso mismo. Recuérdalo!
Pero como habéis respirado y sonreído conscientemente, cuando utilicéis el teléfono la persona que hable con vosotros será afortunada.
Antes de hacer una llamada, podéis hacer este sencillo ejercicio, inspirar y espirar tres veces, también podéis pensar que la otra persona al otro lado del teléfono a hecho lo mismo y a si entrar en un círculo de respiración consciente y energía positiva a través del teléfono.
Con esto podemos reducir procesos de estrés, ansiedad e incluso depresión provocados por el uso irracional del teléfono y contribuir a ser consciente de lo que hacemos en nuestra vida cotidiana.
Te invito a que revises que lugar ocupa el teléfono y las redes sociales en tu vida, el uso consciente y honesto te puede ayudar a vivir el AHORA de forma autentica. Reduce tu tiempo online y aumenta tu tiempo de conexión a la realidad, sea cual sea tu realidad.

Gracias!

O.C.

Bienvenida y gracias por visitar nuestro espacio, este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies